El origen de la Osteopatía


La Osteopatía fue estructurada a finales del siglo XIX, en los Estados Unidos por Andrew Taylor Still.

 

No es, pues, una ciencia nueva. Still, médico y cirujano, fue el primero en poner en evidencia las interrelaciones que existen, por una parte entre el sistema músculo-esquelético y los otros sistemas orgánicos, y por otro lado, entre la movilidad y la libertad de esos distintos sistemas y la salud del hombre.

 

Nació en Virginia en 1828. Desde joven se inició en la Medicina rural de la mano de su padre. En este tiempo pudo comprobar las limitaciones terapéuticas que existían en su época para múltiples dolencias. El mismo, al sufrir fuertes dolores de cabeza y náuseas, y no encontrar remedio alguno, tuvo que imaginar algún sistema de alivio. Y halló algo que en el futuro sería un revulsivo para investigar sobre las técnicas estructurales. Colocando una cuerda a ras de suelo, entre dos árboles y apoyando la nuca en ella el dolor se mitigaba. Still nos dice:

 

“Al no saber nada de Anatomía por esa época, yo no podía imaginar como una simple cuerda podría calmar así el dolor de cabeza y también el malestar estomacal que frecuentemente le acompaña. Repetí dicho tratamiento durante 20 años cada vez que experimentaba aquel fuerte dolor de cabeza. Comprendí al fin que de esta manera yo suspendía la acción de los nervios occipitales, equilibrando de este modo la circulación de las arterias y las venas.”

 

El 22 de Junio de 1874, decide crear una nueva medicina: la Osteopatía.

 

Still emitió la hipótesis de que el inmenso tejido de sostenimiento del cuerpo llamado “fascia” -que reúne todos los elementos del cuerpo humano (huesos, articulaciones, vísceras, glándulas, vasos, nervios)- pudiera ser el tejido más importante del cuerpo y ser el origen de numerosas patologías del hombre cuando restringe la circulación de los fluidos (sangre, linfa, líquido cefalorraquídeo) al ser los lugares de intercambios que permiten a las células recibir las sustancias que necesitan para vivir y cumplir con sus funciones.

 

Para difundir su enseñanza, Still fundó en 1892 la American School of Osteopathy en Kirksville, Missouri. Otros, como W.G. Sutherland, J. Littlejohn, H. Magoun, V. Frymann continuaron su obra y permitieron dar a la Osteopatía su reconocimiento, gracias a sus trabajos de investigación.

 

Actualmente la Osteopatía es una profesión universitaria en algunos países del mundo, en otros aún no está regulada, pero se intentan seguir unos estándares que cumplan con un currículum de formación de unas 1600 horas.