OSTEOPATÍA


¿Qué es la Osteopatía?

La Osteopatía es un método terapeútico con una gran filosofía propia, basado en la unidad del individuo, que busca y trata la causa de los síntomas y de la enfermedad. Es una terapia holística que considera al paciente como un ser completo.

 

Se trata pues, de una disciplina terapéutica y de un conjunto de conocimientos específicos basados en el estudio profundo de la anatomía y fisiología del cuerpo humano, en el conocimiento de cómo intervienen los diferentes tejidos en la producción de la enfermedad y en la aplicación de técnicas de normalización de las funciones alteradas, técnicas que la Osteopatía ha desarrollado durante más de un siglo de evolución de la disciplina (la primera escuela de Osteopatía data del año 1892 en Estados Unidos) a través de las Escuelas de Osteopatía o Facultades de Medicina Osteopática, dependiendo del desarrollo de la disciplina en cada país.

 

Cuando sufrimos un trauma físico o psíquico, todo el cuerpo se adapta buscando un nuevo equilibrio para que la función no se vea alterada, pero este equilibrio se hace a expensas del verdaderamente saludable, provocando una serie de trastornos y disfunciones (bloqueos o hipomovilidades), que con el tiempo alterarán uno o varios de los sistemas del cuerpo y se manifestarán como enfermedades y síntomas variados, pero que obedecen a una causa común.

 

El tratamiento osteopático consiste en tratar las disfunciones, las hipomovilidades que se puedan encontrar en la columna vertebral, las articulaciones, el sistema nervioso, el sistema muscular, las visceras, el craneo. Busca recuperar el equilibrio corporal perdido, reactivando sus mecanismos de autorregulación con diversas técnicas terapéuticas: manipulaciones articulares, técnicas de energía muscular, de movilización, de streching, funcionales, entre muchas otras. El osteópata interviene sobre las distintas estructuras para restablecer la función.

Remarcar que la disfunción primaria o causa del problema, desequilibrio, dolor,… a menudo puede situarse a distancia de éste y, por tal motivo, en Osteopatía tratamos la zona dolorosa y otros segmentos a distancia causantes del encadenamiento de tensiones, de disfunciones articulares, musculares, viscerales, etc que acaban por sobrecargar el tejido que, finalmente, presenta el síntoma doloroso. Por ejemplo, es frecuente encontrar lumbalgias que responden a una causa primaria de antecedentes de lesiones de tobillo mal solucionadas, o a tensiones después de cirugías abdominales, o a un estreñimiento crónico por citar algunas.

 

La fuerza de la Osteopatía es tal, que actualmente muchos de los métodos y técnicas manuales que se enseñan en escuelas por el mundo provienen o contienen elementos de la tradición osteopática (terapia craneosacral, terapia miofascial, cadenas musculares, Gesret, …).